miércoles, 30 de noviembre de 2016

Aave

Abrió sus alas
y me convenció
yo que desconfiaba
de su pico
su raro vuelo hermoso
en círculos
me encerraba
luego desaparecía

A veces pasaban meses
a veces días
yo miraba el cielo
claro y vacío
Volvía siempre de noche
y se acostaba en silencio
siempre no
ayer volvió al atardecer
el rojo sol rasguñaba su contorno
y vi que no era el ave que creía
apunté y disparé
donde creí que estaba su corazón
no quise mirar
siquiera tambaleó.

jueves, 23 de junio de 2016

soy yos

Soy la lluvia pesada.
Soy el yuyo que nace en la piedra.
Soy la madrugada.


Soy el ciervo herido que camina.
Soy el león que busca la sangre.
Soy el huevo roto y la vida.


Soy lo que ha muerto.
Soy lo incandescente y mías son las sombras.
Soy lo sin nombre en cuerpo.


Soy el aire que sostiene al águila.
El mar erizado que devora barcos.
Soy la fricción de las máquinas.


Soy toneladas fluyendo de agua.
Soy la última piedra de la más alta cumbre.
Soy un centro de lava.


Soy la existencia fugaz de un neutrón necesario.
Soy millones de galaxias.
Soy energía caliente moviendo el espacio.


jueves, 9 de junio de 2016

Lo que pasa y lo que no

Un aguilucho se para en la parte más elevada de la rama más alta del pino que está cruzando la calle frente a mi balcón. Mientras pienso lo raro que es un aguilucho acá, aparece otro que va al mismísimo lugar del pino y lo espanta. El primero se aleja volando con esfuerzo y vuelve planeando en una corriente de viento. Entonces, el segundo despega y lo persigue unos diez metros en diagonal descendente, escapando el primero se eleva supinamente hasta la punta de un poste de luz y el otro sigue volando en línea recta por la calle hasta perderse de mi vista.

Me quedo mirando al aguilucho parado en el poste. Ahora pienso en lo que me gusta mirar hacia donde nadie señala, atento a lo que pasa, sin saber si algo va a pasar.



sábado, 4 de junio de 2016

Fuego

Soy fuego
tengo tierra
aire y agua
pero soy fuego
y amo la lluvia
porque no me moja
aunque me ahogue
y la tierra
que no prende y me sostiene
amo el aire que me alimenta
me enciende, me lleva
soy fuego y por eso amo
por eso crezco e ilumino
soy fuego y quemo lo muerto
para dar calor
fuego que se apagará
cuando todavía sobre
tierra, agua y aire
soy brillo e incendio
más que brasa y ceniza
soy fuego








lunes, 30 de mayo de 2016

Obviam

Terminé un teorema donde esta nave se quema, y la única salida es escapar.
Hay una secuencia de botones que me lleva a vos, hay que dejar de pensar.
Mar de conocimiento, sed de qué, hay que dejar de pensar en creer.
Hay una secuencia de pasos y vientos que me lleva a mí, y una canción.
¿Estarás ahí? ¿estarás en algún lugar?
Ahora la luz se aclara, mi reflejo en el té.
La solución, la encontré, es demasiado simple para que se pueda explicar.
Mi luz permanecerá encendida, si nos podemos a extraviar.





martes, 3 de mayo de 2016

La corteza de los árboles

El viento corre entre los árboles
acaricia la corteza
A la vez que eleva el agua del lago
Y pasa su panza por la tierra
Que sube por la montaña
Y se congela
Cae junto a la nieve
Se aliviana con el calor
Y trepa hacia el sol
en su camino se roza a sí mismo
aún acariciando
la corteza de los árboles


viernes, 29 de abril de 2016

yinyang

El mundo así
estirar en pantuflas
el mate con pizza fría
la bicicleta de noche y sin casco.

Los chistes en la sala de espera,
las canciones con las que borramos
los caminos cerrados.
Pisar el pasto y los perros sueltos.

El techo de noche
el kamasutra del insomne,
el celular, rosario de la espera,
lo que quema es la ansiedad,
abrir puertas de heladera,
caminar para no pensar,
para ser pensados,
yoga como puchos de atados
la libertad y la paz que dibujamos
para tachar los números
respirar como si descansáramos.